Publicaciones

CPTRT capacita privados de libertad del departamento de La Paz

Tegucigalpa.- El Centro de Prevención Tratamiento y Rehabilitación de Victimas de la Tortura y sus Familiares (CPTRT), inició hoy un proceso de capacitación de los privados de libertad del Centro Penal del departamento de la Paz.

La capacitación se realiza mediante la metodología del Teatro del Oprimido (TO), que permite a los participantes, a partir de sus propias vivencias determinar los problemas y conflictos con que conviven diariamente y proponer posibles soluciones desde sus propias perspectivas y mecanismos para la resolución de dichos conflictos. 

El TO es una metodología que desde las acciones lúdicas lleva a los participantes, a ser los protagonistas de su propio futuro. Fue creada por Augusto Boal, en Brasil en la década de los años 70, impulsada por el Centro del Teatro del Oprimido de Brasil.

La metodología recoge todos los principios de la educación popular y de la pedagogía del oprimido, utilizando herramientas constructivistas y vivenciales de los participantes, para contribuir a la convivencia armónica.

La población penitenciaria de la Ciudad de La Paz, es de 235 personas entre las que se encuentran nueve del sexo femenino.

La actividad es realizada por técnicos del CPTRT, bajo la coordinación del abogado José Quiroz.

Según Quiroz los y los privados de libertad conviven en condiciones de hacinamiento, sin programas de rehabilitación, con mala alimentación y la mayor parte con desconocimiento de sus procesos legales.

Agregó que existe un retardo en la mayoría de los procesos judiciales,  lo que provoca que existan personas en las cárceles que ya pueden salir en libertad, pero aún se encuentran detenidos en las diferentes cárceles del país.

Según informes de la Secretaría de Seguridad, el presupuesto diario para la alimentación de un privado de libertad es de 13 lempiras diarios lo que equivale a 64 centavos de dólares.

El defensor de derechos humanos lamentó, que la mayor parte de los centros penitenciarios de honduras no reúnen las condiciones mínimas para procesos de rehabilitación, especialmente porque no cuentan con los espacios físicos adecuados, la falta de voluntad política y la carencia de recursos económicos necesarios.

Con esta misma iniciativa ya se han atendido a privados y privadas de libertad en Las Penitenciaría Nacional Marco Aurelio Soto, la Granja Penal de Comayagua y la Penitenciaría Nacional Femenina de Adaptación Social PNFAS.

En el marco de ese mismo proyecto, CPTRT capacitará también a los policías penitenciarios de igual número de centros penales, en materia de sus propios derechos, como de los de las personas que privadas de libertad que tienen a su cuidado. El proceso también incluye a otros operadores de justicia como jueces de Ejecución Penal y fiscales del Ministerio Público.

El proyecto tiene como objetivo, “incrementar la protección de las personas privadas de libertad de los actos de tortura” e impulsar la creación del Instituto Penitenciario como instancia responsable de la aplicación de las normas nacionales e internacionales del cuidado de las personas que guardan prisión en el país.

“Incrementando la Protección de las y los privados de Libertad Contra la Tortura en Honduras”, es financiado por MISEREOR, que “es la Obra episcopal de la Iglesia católica alemana para la cooperación al desarrollo”. 

CPTRT  tiene también en ejecución otro proyecto con personas privadas de libertad, orientado a prevenir las enfermedades de transmisión sexual especialmente la transmisión del VIH-SIDA en las diferentes cárceles a nivel nacional.