Publicaciones

Defensores de derechos humanos víctimas de detención ilegal

Dos defensores de derechos humanos fueron detenidos de forma ilegal por la policía hondureña, por asumir la defensa de los derechos de personas que estaban siendo detenidas en lugares diferentes, pero en circunstancias semejantes, poniendo en evidencia el peligro en que ejercen su trabajo los defensores en Honduras.

Leonel Casco Gutiérrez fue detenido mientras trataba de recuperar la libertad del historiador Edgar Soriano en las instalaciones policiales y Erick Martínez mientras denunciaba el acoso policial en una discoteca donde se reúne la comunidad gay de Tegucigalpa, a inmediaciones de la Secretaría de Justicia y Derechos Humanos.

De acuerdo con el testimonio de Casco, “a las diez y media de la noche recibió una llamada para informarle que el historiador y docente universitario Edgar Israel Soriano había sido detenido en el Barrio Abajo de Tegucigalpa, después de hacer Edgar hizo un gesto a su amigo con el rostro, frente a una patrulla de la policía, razón por la cual el oficial que andaba al mando de la patrulla, le dijo súbete a la patrulla sin mediar ninguna palabra y lo llevaron de un solo a la posta del Manchen”.

Soriano es un joven historiador, docente universitario y fundador de una organización política creada posterior al golpe de Estado de junio de 2009 denominada Artistas en Resistencia.
“A las doce de la noche me traslade a la estación del el Manchen y me atendió una oficial de apellido Salgado” hablé con varios oficiales incluso conversé con el detenido y a la una y media de la mañana llegó el jefe de la Metropolitana Uno (policía).

Cuando ya iba de salida, “me identifique y le exprese que andaba pidiendo la libertad del profesor universitario, me pregunto si me consta como fue detenido, le dije que no, pero que si conocía la versión del detenido y por lo expresado no había ninguna causal, y como habían alrededor de 25 mujeres pidiendo a sus hijos se refirió a todos diciendo que los detenidos más bien estaban cuidados”.

“Entonces le dije que era procurador de derechos humanos y considero que la detención de Edgar es un acto arbitrario y más bien creo que el inspector cometió una detención ilegal y un abuso de autoridad por el cual se podría proceder, fue entonces cuando él se exalto y se enojó y dijo que ese era el problema de los defensores de derechos humanos y que yo le estaba faltando al respeto y le dije disculpe señor no le estoy faltando el respeto a la autoridad solamente le estoy exponiendo un caso. Allí no más ordeno que me detuvieran, llévenlo por favor pásenlo detenido a la celda”.

Por su parte Erick Martínez relata que alrededor de la 1:00 a.m., agentes policiales se hicieron presente al bar que frecuenta la comunidad LGTBI, argumentado que debían cumplir la ordenanza municipal de cerrar temprano el lugar, con insultos hacia los miembros de la comunidad, por lo que procedió a documentar lo que estaba pasando en el lugar con los agentes policiales.

Según el testimonio de Erick Martínez se retiró del lugar por unos momentos, pero regresó al lugar para ver cuál era la situación de los miembros de la diversidad que se encontraban en el lugar coincidiendo con el momento que se estaban llevando varias personas detenidas “quienes fueron víctimas de golpes, humillaciones por su orientación sexual e intimidación”, lo que motivó a tomar fotografías de lo que estaba ocurriendo.

En ese momento un grupo de policías se le abalanzó y le agredieron físicamente al mismo tiempo fue decomisado por los policías su teléfono celular, situación que aprovecharon para descargar toda la información y las fotografías tomadas y sólo le fue devuelto una vez borrada toda la información del celular completamente borrada. Martínez fue agredido y tratado con palabras intimidantes y discriminatorias por su orientación sexual. Desde el golpe de Estado a la fecha 87 crímenes de odio se han cometido en contra de miembros de la comunidad gay en el país.

El defensor junto a dos personas fueron detenidas y llevadas a partir de las dos treinta de la mañana en la posta policial ubicada en el Barrio El Manchen, otro grupo había sido liberado en el lugar de la detención y fue puesto en libertad gracias a la intervención de un Abogado de Centro de Investigación y Promoción de los Derechos Humanos en Honduras CIPRODEH, alrededor de las tres de la tarde del domingo 13 de enero de 2013. Casco y Soriano fueron liberados el miércoles 16 de enero de 2013 en horas de la mañana.

Demandamos la protección de la vida de las defensoras Leonel Casco Gutiérrez y Erick Martínez y que el Estado de Honduras brinde las medidas de protección necesarias para los trabajadores humanitarios.

A la comunidad nacional e internacional mantenerse vigilantes sobre la situación que prevalece en el país en materia de derechos humanos.

Tegucigalpa 16 de enero de 2013