Publicaciones

El CPTRT saluda a los trabajadores/as de nuestro país en ocasión del 1ro. De Mayo internacionalmente dedicado a honrar su lucha por transformar las condiciones históricas de explotación capitalista vigente en nuestro planeta.
 
Esta fecha es propicia para demandar del Consejo Nacional de Seguridad instancia tomadora  de decisiones  en el  sistema penitenciario,  en muchas ocasiones usurpando facultades legales de Operadores de Justicia a que se apeguen en las políticas penitenciarias relativas al trabajo, a la norma constitucional Art.127 “Toda persona tiene derecho al trabajo, a escoger libremente su ocupación y a renunciar a ella, a condiciones equitativas y satisfactorias de trabajo y a la protección contra el desempleo” y al Art.6. del Pacto Internacional de Derechos Humanos que reza: “1. Los Estados Partes en el presente Pacto reconocen el derecho a trabajar, que comprende el derecho de toda personas a tener la oportunidad de ganarse la vida mediante un trabajo libremente escogido o aceptado, y tomaran medidas adecuadas para garantizar este derecho. 2. Entre las medidas que habrá de adoptar cada uno de los Estados Partes en el presente Pacto para lograr la plena efectividad de este derecho deberá figurar la orientación y formación técnico profesional, la preparación de programas, normas y técnicas encaminadas a conseguir un desarrollo económico, social y cultural constante y la ocupación plena y productiva, en condiciones que garanticen las libertades políticas y económicas fundamentales de la personas humana.
 
Al presentar esta demanda hacemos publica nuestra censura por la practica cruel e inhumana de cerrar los talleres existentes en cárceles como las de La Paz y Comayagua en donde ahora los internos/trabajadores están de brazos cruzados y con malestares espirituales causados por la pérdida de los medios de trabajo que les permitían apoyar a sus familias las cuales también han resultado dañadas.
Entendemos que la sabiduría y la compasión todavía son aspiraciones por ser integradas en la administración penitenciaria.   Sin embargo los compromisos del Estado deben cumplirse.
 
El derecho al trabajo al menos declarativamente existe para todos. Si una minoría dentro o fuera de las prisiones tiene oportunidad de trabajar, el Estado debe al menos crear los mecanismos de apoyo y superación en la actividad emprendida y no actuar a espaldas de la Constitución y los convenios internacionales que también constituyen ley en nuestro país.
 
27 de abril de 2018.