Publicaciones

Pronunciamiento del XVII encuentro de la red latinoamericana y del caribe de instituciones de salud contra la tortura, la impunidad y otras violaciones a los derechos humanos

  1. Pronunciamiento del XVII encuentro de la red latinoamericana y del caribe de instituciones de salud contra la tortura, la impunidad y otras violaciones a los derechos humanos. Las organizaciones integrantes de la Red Latinoamericana y del Caribe de Instituciones de Salud contra la Tortura, la Impunidad y otras violaciones a los Derechos Humanos, reunidas en Paraguay los días 18, 19, 20 y 21 de agosto de 2014, en el Seminario Latinoamericano de Salud Integral y Derechos Humanos, observamos con mucha preocupación:
  2. El incremento de los niveles de violencia en nuestros países, impuesta desde el Estado, con una profundización de las prácticas de tortura y violaciones a los derechos humanos, junto con la implementación de nuevas modalidades represivas que incluyen la estigmatización, criminalización y judicialización de la protesta social como instrumento principal de control político de la población. Todo lo anterior en un proceso de militarización que niega los anhelos de vivir en democracia en nuestros pueblos.
  1. La  promulgación de leyes represivas orientadas a controlar el pensamiento, la voz y la acción de nuestros pueblos que demandan justicia. Otras leyes elaboradas por empresas trasnacionales y aprobadas por nuestros gobiernos, que  fortalecen su presencia y  se les entrega nuestros territorios y recursos naturales; que ignoran y afectan los derechos de los pueblos originarios.
  1. Fenómenos de alta polaridad social que llevan a posicionamientos antagónicos e irreconciliables entre personas o sectores sociales, con deterioro de las organizaciones sociales y políticas, así como la cooptación de organizaciones sociales y de DDHH por parte de los gobiernos de la región, para silenciar las problemáticas actuales y debilitar la lucha por la defensa de los DDHH.
  1. La presencia de torturadores y genocidas que participaron en las últimas dictaduras en Latinoamérica, hoy en día ocupando cargos públicos de dirección en los gobiernos actuales, desde presidentes de gobierno, ministros del interior, jefes de las fuerzas armadas, diplomáticos, perpetuando la situación de impunidad y el doble discurso de los gobiernos “democráticos”, provocando temor, desesperanza y miedo en la población civil.
  1. La utilización de medios de comunicación para la manipulación de la información que buscan y logran distraer la atención de la población, manteniendo la indiferencia ante los problemas cruciales de orden político, social y económico que afectan a la sociedad. 
  1. La servidumbre de algunos gobiernos de la región Mexicana y Centroamericana a los Estados Unidos, que se han embarcado en una guerra contra el narcotráfico, que contribuye al incremento de la violencia y la inseguridad en detrimento de  la población, privándoles de sus derechos fundamentales.
  1. La militarización de los centros penitenciarios, las sistemáticas  violaciones de los derechos de las personas privadas de libertad, por ejemplo: hacinamiento, prácticas de tortura, deficiente atención de salud y alimentación, en un ambiente de altísima violencia y lucha por la sobrevivencia.
  1. La situación de riesgo permanente en que viven las mujeres, el incremento de los  feminicidios; con poca o ninguna respuesta por las autoridades que tienen la responsabilidad de proteger sus vidas.
  1. La falta de políticas sociales incluyentes, que disuadan a nuestros compatriotas de la migración forzada en busca de oportunidades, que ponen en riesgo sus vidas y las de sus familias.

Exigimos  a los estados que:

a)     Garanticen el bienestar integral de los pueblos, el irrestricto respeto de los Derechos Humanos, por lo cual es inadmisible que los Estados latinoamericanos continúen las prácticas represivas descriptas en este pronunciamiento.

b)     Derogar  leyes que limiten los derechos fundamentales de los hombres y mujeres y que cese la entrega de nuestro territorio a las empresas trasnacionales. 

c)      Implementen políticas idóneas y efectivas de Reparación integral, incluyendo el cumplimiento del derecho a la rehabilitación, de las personas que fueron afectadas por las violaciones a los derechos humanos, cometidas durante la dictadura, así  como en los gobiernos constitucionales posteriores, incluido los actuales. Con mayor urgencia en los países que no han iniciado este proceso. 

d)     Implementen políticas sociales incluyentes que garanticen los derechos sociales económicos y políticos de las mujeres, hombres, niñas y niños.

e)     Se investiguen los casos de víctimas de tortura y tratos crueles inhumanos o degradantes y los responsables sean sancionados, consideramos que la impunidad hace imposible la reparación, re victimizando a cada uno de los afectados, impidiendo la recuperación de sus proyectos de vida y la reconstrucción del tejido social.

f)       Se investiguen los casos de feminicidios y se sancionen a los responsables, que    cumplan  con su deber de garantizar el derecho a la vida de las mujeres, el derecho a vivir libres de violencia y discriminación, sin miedos ni amenazas.

Depositarios de la historia que vivimos en Latinoamérica, nos solidarizamos con el pueblo Palestino, víctima de los asesinatos, del abuso y el terror por parte de Israel; abogamos  por el inmediato restablecimiento de la paz en la región.

Condenamos a todos los estados del mundo que desarrollan políticas de guerra, de agresión y venta de armas a países en conflicto.

Reafirmamos la necesidad de que las instituciones de Derechos Humanos se mantengan independientes de los gobiernos para poder ejercer su función de denuncia, protección y promoción de estos derechos.

Saludamos la recuperación en Argentina del nieto número 114,   hijo de padre y madre desaparecidos durante la última dictadura; este logro,  producto de la lucha que viene realizando por décadas el movimiento de derechos humanos, reafirma la esperanza y el compromiso de todos y todas las luchadoras por la justicia y verdad.

Por la Red Latinoamericana y del Caribe de Instituciones de Salud contra la Tortura, la Impunidad y otras Violaciones a los Derechos Humanos:

Centro de Alternativas en Salud Mental y Derechos Humanos (ATYHA), Paraguay.

Centro de Atención Psicosocial (CAPS), Perú.

Centro de Salud Mental y Derechos Humanos (CINTRAS), Chile.

Centro para la Prevención, Tratamiento y Rehabilitación de Víctimas de Tortura y sus Familiares (CPTRT), Honduras.

Colectivo Contra la Tortura y la Impunidad (CCTI), México.

Comisión de Derechos Humanos de El Salvador (CDHES), El Salvador.

Corporación AVRE - Acompañamiento Psicosocial y Atención en Salud Mental a Víctimas de Violencia Política, Colombia.

Equipo Argentino de Trabajo e Investigación Psicosocial (EATIP), Argentina.

Equipo de Estudios Comunitarios y Acción Psicosocial (ECAP), Guatemala.

Fundación para la Rehabilitación Integral de Víctimas de Violencia (PRIVA), Ecuador.

Fundación Regional de Asesoría en Derechos Humanos (INREDH), Ecuador.

Grupo de Apoyo Mutuo (GAM), Guatemala.

Grupo Tortura Nunca Mais – Río de Janeiro (GTNM/RJ), Brasil.

Instituto de Terapia e Investigación sobre las Secuelas de la Tortura y la Violencia Estatal (ITEI), Bolivia.

Oficina de Derechos Humanos del Arzobispado de Guatemala (ODHAG), Guatemala.

Red de Apoyo por la Justicia y la Paz, Venezuela.

Red para la Infancia y la Familia- Perú (REDINFA)