Publicaciones

Privados de libertad defenderán derechos humanos de compañeros

Tegucigalpa.Un grupo de 96 privados  y privadas de libertad de diferentes centros penales del país, fueron capacitados como promotores y promotoras de derechos humanos en las diferentes cárceles del país.

Los nuevos defensores fueron formados por el Centro de Prevención, Tratamiento y Rehabilitación de las Víctimas de la Tortura y sus Familiares (CPTRT), gracias al proyecto “Incrementando la Protección de las y los Privados de Libertad contra la Tortura en Honduras”, con el apoyo de MISEREOR de Alemania.

“MISEREOR es la Obra episcopal de la Iglesia católica alemana para la cooperación al desarrollo”.

Los privados y privadas de libertad fueron capacitados en conocimiento sobre derechos humanos, prevención de tortura, tratos crueles, y la nueva Ley Sistema Penitenciario.

También fueron formados 208  policías penitenciarios, de los centros penales de La Paz, Granja Penal de Comayagua, Penitenciaría Nacional femenina, Módulo de Máxima Seguridad y Penitenciaría Nacional Marco Aurelio Soto.  Los talleres incluyeron conocimiento sobre el tema de derechos humanos, prevención de tortura, como de la Ley del Sistema Penitenciario.

De acuerdo con el coordinador del proyecto el abogado José Quiroz, “la importancia de estos talleres, es para concientizar y promover el respeto mutuo entre policías y privados de libertad”.

La formación también incluyó a 64 operadores de justicia, sobre derechos humanos, prevención de tortura y el Protocolo de Estambul, para una mejor documentación de los casos de tortura.

 

Policías penitenciarios

 

De acuerdo con el Código del Trabajo, la Jornada de trabajo diurna, “no podrá exceder de ocho horas diarias y cuarenta y cuatro a la semana” y la jornada nocturna, “no podrá exceder de seis horas diarias y treinta y seis a la semana” y establece una serie de derechos para las y los trabajadores que van desde un aumento de 25%, para las jornadas nocturnas.

Sin embargo los policías penitenciarios, tienen jornadas de trabajo de hasta 24 horas algunas veces, y salen de los centros penales cada 15 días para reunirse con sus familiares, lo que según el abogado Quiroz los convierte en privados de libertad  porque permanecen en los establecimientos penitenciarias hasta por 15 días consecutivos.

Según el testimonio de los policías que participaron en los talleres, a ellos comparten con los las y los privados la misma comida condiciones de vida muy parecidas dentro de las instalaciones penitenciarias. Comentaron además que algunos tienen la dificultad de no poder visitar a sus familias, porque el lugar donde trabajan queda muy distante del lugar donde viven sus familiares.

Biblioteca para privados

Como resultado del convervatorio con periodistas y comunicadores sociales en Tegucigalpa, y después que el CPTRT a través de la Subdirectora de la Lic. Alba Mejía manifestara la necesidad que existe en los diferentes centros penales del país, de contar con bibliotecas, se recolectaron más de mil 500 libros nuevos y usados en carácter de donación.

La recolección de libros impulsada por el director de Radio Globo y Globo TV, el periodista David Romero Ellner, en la que se incorporaron artistas, escritoras y escritores y ciudadanas que llevaron sus donaciones hasta las instalaciones de Radio Globo y las oficinas del CPTRT.

Los textos ya han sido entregados más de un 50% en la cárcel de Comayagua, La Paz y la Penitenciaría Nacional de Támara.

Cabe destacar que en el centro penal de la Paz no existe una biblioteca y con la donación de estos textos, se iniciará la semilla para fortalecer un espacio de lectura para los privados que asisten a la escuela de adultos que funciona en el centro penal, donde privados de libertad sirven como docentes de sus compañeros que no saben leer ni escribir.

Todavía se continúa recibiendo libros, para ser entregados en la Penitenciaría Nacional Femenina y en otras cárceles del país.

 

Sistema colapsado

 

Según el Ramón García Inspector del Instituto Penitenciario, las cárceles del país viven una situación compleja, en la que el Estado no está entregando los recursos para alimentación de las personas privadas de libertad.

Puso como ejemplo que para la Granja Penal de Comayagua hay un presupuesto de alrededor de doscientos quince mil lempiras, pero solo le están entregando 80 mil lempiras mensuales.

Informó que diariamente ingresan alrededor de 30 personas privadas de su libertad a la Penitenciaría nacional Marco Aurelio Soto, mientras que solo salen con libertad un promedio de dos personas diarias.

 

CPTRT201403